Muchos padres me preguntan, “¿Cuál guitarra le debería comprar a Marcos para sus clases de música?”

“Compre el instrumento más barato”, les digo. “Y vaya comprando mejores instrumentos según vea el progreso y enfoque de sus hijos”.

Puede que algunas personas se encuentren esto un poco severo. Pues, como madre que soy, comprendo las ganas que tenemos los padres de querer darle lo mejor a nuestros hijos.

Muchos educadores musicales podrán decir que prefieren un instrumento de calidad. Y estoy de acuerdo con ellos. Por ejemplo, un piano clásico suele ser una inversión que hacemos a largo plazo, por su calidad y costo. Y lo vale.

Pero, muchas veces, los niños suelen tener dudas cuando empiezan un instrumento. Por tanto, invertir en un instrumento de caro puediera convertirse en una caja cubierta de polvo guardada en un rincón oscuro en el closet.

Daniel Coyle, en su libro “The Talent Code”, describe algo que John Bargh (psicólogo de la Universidad de Yale) dijo sobre los mejores centros de entrenamiento del mundo,

«Si nos encontramos en un ambiente nítido, placentero y agradable, naturalmente reducimos el esfuerzo», dijo Bargh. «¿Por qué trabajar? Pero si la gente recibe la señal de que es difícil, se motivan al instante. Una academia de tenis agradable y bien cuidada les ofrecería en este momento el lujo que pudieran tener — y, por supuesto, que se sentirán desmotivados. No pueden evitarlo.1«

¿Comprar o no comprar un instrumento caro para las clases de música de mis hijos?

En otras palabras, si tus hijos se sienten motivados a pesar de tener un instrumento barato, su motivación suele ser real.

Existe algo más importante que el instrumento.

Practicar.

Prefiero que mis estudiantes practiquen. Que aprendan y disfruten el proceso sin que les importe la marca o calidad del instrumento. Que aprendan a amar sus clases de música. Que aprenda a amar el proceso de aprender.

Un instrumento caro pudiera ser la recompensa de estudiar y practicar. Y con el tiempo, llegarán a tenerlos.

Nuestra labor como maestros y padres es motivar y darle seguimiento a nuestro pequeños. También es estar presente durante sus alegrías y penas.

En nuestro ebook Aprender a Aprender te enseñaremos varias técnicas que podrás usar para motivar a tus hijos. ¡Ya pronto saldrá a la venta!

Mientras tanto, date una paseadita por mi artículo Incentivo monetario para sus hijos, ¿realmente funciona?. Donde hablo un poco más la manera de usar los incentivos y recompensas para motivar a nuestros hijos

Referencias

  1. Coyle, Daniel. (Abril 2009). The Talent Code, Nueva York, NY: Bantam Books.

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *