¿Es necesario comprar un instrumento musical  para que mi hijo comience a tomar las clases?

Recomendaciones a la hora de comprar un instrumento musical 
Brenda Taveras 
Educadora Musical, M.Ed. 

¿Es necesario comprar un instrumento musical  para que mi hijo comience a tomar las clases?

Te lo explicaré por medio de ejemplos:

Si te invitan a un viaje de fin de semana al campo, Jarabacoa por ejemplo, te encuentras muy emocionado y empiezas a planificar el viaje. Tendrás alternativas para llegar, algunas más fáciles que otras:

  1. Puedes irte caminando. ¡WOW qué locura!. Pero bien es cierto que puedes hacerlo. A la hora de llegar puede que ya termine el fin de semana con el tiempo que tardes en llegar. Según google maps tardarías 1 día y 12 horas, ir de Santo Domingo a Jarabacoa. 
  2. Irte en un autobús. Tardarías alrededor del mismo tiempo que utilizando un vehículo personal (2h y 10 minutos), pero sin las mismas comodidades. Ir a una parada, comprar el ticket, tener la pequeña incertidumbre de tu seguridad, así como los altos que hacen algunos autobuses antes de llegar a su destino final. 
  3. La opción de un vehículo: Dependerá del vehículo que utilices, es la opción más cómoda, práctica y segura. Conducirás con tu propio tiempo, podrás detenerte donde quieras, serás el dueño de tu destino. 

Esto mismo pasa cuando quieres comprar el instrumento musical que tus hijos han decidido tocar. Te ayudará hacerte las siguientes preguntas:

¿Cuál es la proyección que tengo para mis hijos con el instrumento?

Algo que detiene a muchos padres es: “Bueno no tengo idea de si le gustará, si se dedicará a esto, no quiero hacer una inversión que dure dos semanas”. 

Pero como papá o mamá, ¿Qué buscas? ¿Cuánto tiempo planeas dedicar para ayudar a tu hijo con la práctica del instrumento musical? 

Muchos quieren que los niños aprendan a tocar, pero el trabajo que hay detrás del mismo, en práctica, dedicación y perseverancia no lo logra el niño solo. 

En un principio será la constante motivación y empeño de mamá, papá o tutor de estar 100% disponible en sus prácticas. 

Sin embargo, te recomiendo que si esto no lo tienes muy claro, no inviertas en un piano de cola, es decir un instrumento muy costoso, cuando están empezando este nuevo proyecto juntos, a menos que tengas muy en claro que se van a dedicar a ello por largos años.

¿Cuál es mi presupuesto?

Cuando vas a comprar un instrumento crea un presupuesto. Así como hay vehículos último modelo, descapotable, con un mega motor, pues también existen vehículos familiares, confortables, menos costosos, pero que hacen prácticamente la misma función. 

Sin lugar a dudas un piano de cola, o vertical será la mejor opción para un pianista, pero entiendo que entre $5,000 – $ 12,000 dólares es mucho dinero para un niño o joven que acaba de iniciar en el mundo de la música. 

No te asustes pues existen instrumentos usados, que con buena asesoría pueden resultar excelentes. 

El presupuesto te ayudará a definir hasta qué punto puedes invertir en el instrumento. 

¿Cómo es mejor verlo: calidad o precio?

Existen instrumentos que vienen con todo, hasta con el banco para sentarte y tocar. Sin embargo a veces el precio llama la atención pero la calidad del instrumento es muy estándar. Si tu presupuesto es de $200 dólares, pero encontraste uno de $250 sin el banco para tocar, pero que tiene características que pueden funcionarte mejor a largo plazo, pues verdaderamente ¡ese es el tuyo!

Ten en cuenta la calidad en cuanto al sonido y su durabilidad. Esto es muy esencial para un músico en construcción. Y más uno que practica constantemente, su oído se puede ver afectado con un instrumento de juguete o de una marca no muy buena.

Pedir ayuda del maestro de música siempre será una excelente opción.

Al final me preguntan pero: ¿Será necesario comprar un instrumento para empezar?

Pues, hay niños que con una tableta han estado practicando el piano o con cubetas la batería. 

Pero esto es como el ejemplo del inicio, en donde te vas de fin de semana caminando y tardas 1 día y 12 horas en llegar. Tardarás mucho tiempo y te perderás de disfrutar de gran parte de los beneficios de que tu hijos comience a tocar apropiadamente desde el inicio. 

Es bastante desmotivador estar en clases de violín sin un violín. 

Te saldrá más costoso a la larga, pues al final el niño o la niña dirá “Mamá, no quiero continuar” y no lo culpo. 

Habrás hecho una gran inversión en clases que se perderán en el tiempo. 

Marcas que recomiendo:

Para piano, teclados, clavinovas, e incluso otros instrumentos mi favorita es YAMAHA. Excelente en durabilidad y calidad. 

Los instrumentos de cuerda frotada (como el violín, cello, contrabajo), cambian su size y hay que cambiarlos constantemente a medida que el niño vaya creciendo. Marcas que recomiendo son Cremona, Kreutzer School, Stentor Student.

Para guitarra, recomiendo Palmer, Valencia y por supuesto Yamaha. Las Palmer son las más económicas.

En cuanto a la batería: Los drum sets vienen acompañados de 5 piezas. A medida que el estudiante vaya avanzando de nivel podrá añadir más piezas al set en un futuro. Existen batería eléctricas si le preocupa el sonido y los vecinos.Marcas recomendadas: Yamaha, Roland y Alesis. Siendo las dos primeras las mejores del mercado. Y las Alesis con muy buenas opciones electrónicas. 

Te dejo con una frase sobre el mejor instrumento musical, el cual todos cargamos con él, y puede ser tocado cuando quisiéramos, solamente habría que abrirlo y dar a conocer lo que hay dentro:

“El corazón del hombre es un instrumento musical, contiene una música grandiosa. Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada. Y es a través del amor que el momento llega”.

Rumi

¿Qué puede brindarle la música a mis hijos?

Brenda Taveras 
Educadora Musical, M.Ed. 

Inicio este artículo invitándote a hacerte unas preguntas. Como mamá, papá, tú que estás leyendo, que tienes hijos o te ves en un futuro con ellos: ¿Qué quieres de tus hijos cuando crezcan? ¿Cómo los imaginas? ¿Cómo los quieres ver en un futuro? 

Pienso en mis padres y me pregunto ¿Se sentirán ellos orgullosos de mí? ¿Me habrán pensado de esta manera? 

Pienso en mis hijos y solo me llegan tres aspectos que bien identificó la educadora Shelly Davis sobre lo que los padres buscan para sus hijos:

  1. Felicidad
  2. Salud
  3. Personas que aporte en la sociedad. 

¿Qué nos brinda la música en base a estos tres aspectos?

Felicidad. 
Todos deseamos que nuestros hijos: 

  • Sean felices. 
  • Puedan desarrollarse en el ámbito laboral con algo les guste. 
  • Puedan crear su propia familia.
  • Puedan cumplir sus sueños y metas
  • Puedan alcanzar la felicidad absoluta.  

Cuando un papá o una mamá entran a una clase de instrumento o estimulación musical, me fijo en sus caras y veo esa felicidad a flor de piel, al ver a sus hijos disfrutando de las clases. Toman fotos, graban videos y no se cansan de hacerlo. Esto mismo sucede al ver las presentaciones en el colegio de ocasiones especiales. 

Años atrás cuando no tenía hijos no entendía muy bien esto. Lo notaba, pero no lo entendía. Hasta que vi a uno de mis hijos en una clase e inmediatamente quise capturar el momento. Ahí lo entendí todo.

Disfrutamos de su felicidad, sea grande o pequeña. 

Brenda Taveras

Pero ¿Qué nos hace felices? ¿Aquello que tenemos? ¿Lo que está dentro o lo que está fuera?, ¿Qué nos brinda la verdadera felicidad? 

Para algunas personas que todo sea perfecto es la felicidad. Muchos buscan esa perfección. Sin embargo ¿la perfección será real o más bien una ilusión?

Con esto no me malinterpretes, deseo y pongo todo mi empeño para que cuando un alumno entre a mi aula, pueda hurgar en él y sacar excelencia. Buscar juntos esa excelencia. 

Por ejemplo cuando un niño está en su clase de violín, intentando esa asignación que le dejó su profesora una y otra vez. Puede que se frustre, sienta que no le va a salir nunca, pero la maestra lo impulsa y le recuerda no rendirse, así como en casa sus padres le motivan a seguir aún más. 

Es importante reconocer que el niño cuando llega a presentar esa pieza que tanta práctica le costó, el logro es solo de él al final. 

Aunque la profesora le haya dado las pautas y mamá haya practicado con él en casa, en la música a diferencia de otras materias, el niño se expone a un público, y él sólo sube al escenario, vence su miedo, seca sus manitas llenas de sudor, escucha el resonar de su corazón y toca, escuchando en su mente la voz de la profesora diciéndole “Aunque te equivoques, no te detengas, llega hasta el final”, y luego celebra su triunfo. 

La celebración es importante para que esa felicidad sea completa. Celebra cada una de las victorias de tus hijos.

Brenda Taveras

En las clases, el niño aprende que la felicidad es balance, que nos esforzamos, lo intentamos, buscamos la forma de hacerlo mejor cada día.

Que puede lidiar en un futuro con un jefe que le devuelva el trabajo para que realice cambios una y otra vez, que puede encontrar relaciones que en algún momento tengan problemas pero no salir huyendo de ellos en el primer intento, conocer que son capaces de resolver conflictos y de enfrentarlos. Y que esto también trae felicidad. 

Si piensas que eres demasiado pequeño como para hacer una diferencia, es que no has dormido nunca con un mosquito en la habitación. Proverbio africano

Salud 

Cuando mi hermana, dio a luz a su segundo bebé, Manuel, lo pusieron en sus brazos y ahí en ese preciso instante se enteró de que había nacido con Síndrome de Down. ¿Crees que le importó? No, para nada. Más bien le importaba si se encontraría bien, si su salud no se vería afectada. 

Manuelito estuvo en el hospital mucho tiempo antes de ir por primera vez a casa, ya que había nacido con dificultades y tuvo que ser operado innumerables veces. A su familia, a nosotros, solo nos importaba que estuviera bien y poder disfrutar de él.  

Cualquier condición en la que se encuentre tu hijo, uno como madre los quiere ver siempre en salud. No los quiere ver sufrir. 

Una salud no balanceada es un dañino acercamiento a la vida. 

Y la salud no es solo física, también emocional, con nuestras relaciones, enfrentando los momentos difíciles, y no huyendo de las situaciones. 

Mi amiga Valerie, nació con los cinco dedos de su mano izquierda y con solo dos dedos en su mano derecha. Ella decidió ser pianista. Para un pianista las manos son muy importantes y mayor aún la derecha. 

Cuando la conocí en una de las Certificaciones de Orff Schulwerk, mi
mente limitada, se sorprendió de verla allí. 

O sea tocar el xilófono podría ser fácil para ella, la batería, pero no, ella entre tantos instrumentos tocaba el piano. Y no solo lo tocaba, ella podía jugar, disfrutarlo, sacarle sonoridades increíbles al instrumento y dejarte sorprendida. 

Valerie tocando el piano.

La música calma ansiedades, nos ayuda a ir coleccionando pequeños logros. Cuando a un alumno le presentan una pieza va aprendiendo poco a poco, repetidas veces la toca, hasta llegar a su final. Aprender música nos hace liberar estrés y cultivar la paz interior.

Personas que aporten en la sociedad
  Aprendiendo música los alumnos desarrollan:

  • Responsabilidad: en la práctica del instrumento para lograr su repertorio. 
  • Compromiso: con sus materiales, con sus clases. Muchos alumnos llegan en una época de “¡Ay! no me gusta el piano” esto suele pasar por dos cosas. 1. Porque en realidad no le guste, 2. Porque se esté poniendo más difícil y requiera aún mayor compromiso de su parte. 
  • Respeto: a través de las clases de música, se les enseña a ser respetuosos con su audiencia para un concierto y entregarles piezas que han sido verdaderamente trabajadas. Con el maestro en su práctica y sus padres en casa. 
  • Trabajo en equipo: que importante es saber lidiar con otras personas y poder obtener buenos resultados. Pues cuando los estudiantes tocan juntos a dueto o en un ensamble se ve reflejado en esa colaboración, conversación y ese enlace que debe haber existido entre esos estudiantes que deciden trabajar una pieza juntos. 
  • Pasión: ¿Cuántas personas hay en el mundo con falta de pasión? Sin saber qué quieren hacer con su vida, por qué hacen lo que hacen y sin inspiración. La música es un arte que alimenta la pasión y sea para dedicarse a ella o para ser un admirador, nos enseña a ir a los sentimientos, a rebuscar en nosotros mismos y a disfrutar de lo que nos brinda. 

Cuando estoy trabajando un dueto con alumnos que no se conocen, primero les invito a conocerse a través de dinámicas que los hagan sentir cercanos, pues estarán tocando una pieza que debe sonar armonizada, y que deben sentirse que se escuchan mutuamente, sino pues sería un caso perdido.   

“El hecho de que los niños puedan hacer música hermosa es menos significativo del hecho de cómo la música puede crear niños hermosos”. Cheryl Lavender

Al fin y al cabo, es maravilloso ver a nuestros alumnos presentarse dar de ellos lo mejor de sí, ser felices, saludables y aportando a la sociedad, pero el mayor espectáculo es ver cómo la música puede hacer de nuestros alumnos seres humanos hermosos. 

¿Tiene mi hijo talento musical o es idea mía?

¿Tiene mi hijo talento musical o es idea mía?

Brenda Taveras 
Educadora Musical, M.Ed. 

Susana, decidió hacer cita con la profesora de música del colegio, deseosa de hablar sobre su hija Martina. Cuando se acercó al aula de la profesora, estaba muy emocionada pues quería contarle todo lo que hacía Martina en casa cuando escuchaba música: Se paraba a mover sus manitos pequeñitas, tocaba siguiendo el pulso con un tambor de juguete que papá le había comprado y se reía a carcajadas cuando se unían más miembros de la familia a su concierto. 

Susana solo tenía una pregunta en mente ¿Tiene Martinita talento musical o es idea mía?

Ciertamente como madre Susana tiene una pregunta que ya es contestada por Martina, con cada canción que le coloca, con el interés que ella tiene de buscar objetos para producir sonido, y sobre todo con las ganas que tiene de bailar y moverse al ritmo de la música. 

¿Qué te dice tu entorno? ¿Qué te cuenta la maestra del preescolar, los abuelos que se encarga de cuidar de ella los fines de semana, o cualquier otra persona que tenga a Martina bajo su cuidado?

A Javier, mi hijo, desde siempre le canté. Bueno a veces era inevitable, pasó los nueve meses en una barriga muy sonora. En constante movimiento por las clases de música, escuchando sonidos únicos y sobre todo mi voz. 

Incluso sin estar en el aula, cuando llegaba a casa y quería conectar con él colocaba una canción y bailaba con Javier. De los momentos más bonitos de estar embarazada. 

Al nacer, le cantábamos, le colocábamos música. Y ya estaba preparando un playlist para cuando regresara al trabajo, así quien lo cuidara pudiera ponerle las canciones elegidas por mí. Efectivamente, Javier tiene mucho interés musical. En el colegio me comentaban que cuando le cambiaban el pañal pequeñito, pues Javier siempre tarareaba. Yo también lo hacía con él sin darme cuenta en esas mismas ocasiones de cambios de pañal. 

¿Cómo han sido las etapas de tus hijos? ¿La música ha estado acompañándolos? ¿Eres un papá o una mamá musical? 

No hay que tener un título del conservatorio para sembrar en tu hijo interés musical. Seas un padre que haya tomado clases de música pequeño o alguien que nunca ha tenido formación musical. La gran sorpresa es que la mayoría de los niños tienen habilidades para la música. Dependerá qué tanto cultives esa semilla. 

Pienso que a mí particularmente no se me dan bien el cuidado de las plantas. Incluso los cactus no han sobrevivido a mi presencia. Pero esto es solo mi propia dejadez y desinterés. Ya que si verdaderamente quisiera buscaría cuál es el verdadero cuidado que merecen. 

He tenido muchos estudiantes que vienen de distintos países a la República Dominicana sin ningún conocimiento del español. Sin embargo yo como maestra no estoy esperando que lo aprendan inmediatamente.

Sé que para muchos será difícil al inicio y una lucha a la hora de aprender. Pero puedo decirles que todo niño que ha venido en esta situación al exponerse, querer hacer amigos, escuchar el idioma e instrucciones diariamente, termina aprendiendo español. Y no solo español sino también expresiones populares del país. 

Pasa lo mismo con la música. El constante estímulo de la misma en casa puede hacer que una persona sea bebé, niño, adolescente, adulto o envejeciente pueda identificar a mayor escala para algunos, temas musicales. 

Un ejemplo claro es Doña Clemencia. Quién cuidó de mis hermanas y de mí por veintinueve años. Desde mucho tiempo estuvo escuchándome tocar el piano, practicar y practicar, a veces cuando me equivocaba, me gritaba desde la cocina, “Cuidado que te equivocaste ahí”, yo no tenía de otra que reírme y volver a hacer ese pasaje. 

Jacob Collier, un jovencito multi instrumentista, inglés, de 25 años, es de las personas más talentosas de estos tiempos. Cuenta que en su casa con padres músicos también, para divertirse, cantaban corales de Bach juntos. (No les puedo explicar lo que significa cantar un Coral de Bach, pero la resolución de una ecuación matemática complicada es poco para las composiciones armónicas de J.S. Bach)

Si deseas que tus hijos sean unos amantes a la lectura, pues tendrás que dedicarte a leerles, enseñarles el amor por los libros, llevarlos a ver cuentacuentos, y cada día ejercitar la imaginación por medio de la lectura y creación de cuentos. 

Así como si deseas tener un buen músico en casa, pues tu hijo deberá escuchar música cada día. Cualquier momento es oportuno. En el carro de camino a algún lugar, momentos en casa para bailar juntos o inventar movimientos. Coloca música de todo tipo: clásica, rock, pop, jazz, funk, reggae, pero música con calidad y  con buen gusto. 

Si ves que está disfrutando cómprale instrumentos. Comienza por instrumentos de percusión como tambor, pandereta, cascabeles, maracas. No inviertas en instrumentos de juguete que no tienen nada que ver con la calidad de materiales reales. Sorpréndete con la belleza de su sonido. Tus hijos también lo disfrutarán. 

Cuando vayan de viaje, busca instrumentos típicos. Me encanta cuando mis amigos piensan en mí en sus viajes a Perú, Argentina, Ecuador y me traen instrumentos típicos hermosos. 

Nunca es tarde, anímate a introducir la música a tus hijos. Y si ves que ellos te preguntan y muestran interés pues verdaderamente tienen habilidades musicales. Que odie practicar el instrumento no es porque no sea musical, es porque es un niño y una niña totalmente normal. 

Exponiéndolos a la música, sólo unos pocos se darán por vencidos pero la gran mayoría contará con ese amor por el resto de su vida.

¿Está listo mi hijo para practicar el instrumento musical solo?

Esta listo mi hijo para practicar el instrumento musical solo.

¿Cuándo estoy seguro de que mi hijo puede practicar su instrumento musical sin mi ayuda?

¿Cómo sé que mi hijo está preparado para sentarse y tocar completamente solo?

José viene de una familia sumamente musical, su bisabuelo eran músico amateur, tocaba en la banda del pueblo.

La casa de su abuelo en Belice tiene una habitación llena de discos, es una casa inundada de música. Su papá llegó a tocar el Saxofón y él pues, aprendió a tocar el bajo.

Tiene un oído sumamente musical, reconoce detalles de una canción muy fácilmente que otros tardarían horas en reconocer.

Una de las cosas que se lamenta hoy con su mamá y su papá es “¿Por qué no me insistieron en las clases de música y en practicar más el bajo eléctrico?

Pero realmente esto no es culpa de ninguno de los dos, sino más bien de lo que entendían hacían bien:

Comprarle el instrumento musical + Conseguir una academia de música/ Profesor de bajo. + Llevarlo a las clases. + Y recordarle que practicara. + ¡Tarán! = Fórmula mágica para crear a un nuevo músico.

Con esto entendían que la música se iba a amarrar a José y él ya tenía todos los recursos necesarios para darse cuenta de si verdaderamente era su “pasión” o no.

Lo que no sabían los padres de José, es tal vez la historia de cómo muchos buenísimos músicos llegaron a donde están. Y esto no es cuestión de suerte o casualidad o de buscarles el instrumento y el buen profesor.

  • Nicolo Paganini, desde los 5 años comenzó a estudiar con su papá la mandolina. Y luego se dedicó al violín, del cual se volvió un virtuoso.
  • Johann Sebastian Bach también viene de una generación de músicos, de la cual recibió sus primeras clases y una gran influencia así como motivación.
  • El padre de Beethoven también practicaba con su hijo Ludwig, sin embargo sus métodos no eran muy bien vistos incluso por nadie en la actualidad.
  • Leopold Mozart, enseñaba música sus dos hijos Amadeus (el famoso prodigio) y María Anna. Dedicó su vida a practicar con sus hijos y a llevarlos a distintos lugares para que tocaran.

Claro que estos músicos vivieron en otros tiempos en donde el celular, la computadora, el ipad no estaban gritándoles desde una esquina “Ven por mí! Me haces falta”, para buscar distraerlos. Pero vivían todo el tiempo bastante enfocados. Y por eso y más su música sigue siendo escuchada por generaciones.

La primera pregunta que te invito a formularte es:

¿Qué estoy buscando con las clases de música?

a. Que mi hijo se divierta y adquiera de los beneficios que vienen adheridos al paquete de aprender un instrumento musical. Pero si no quiere seguir, no será mi prioridad.

b. Que mi hijo tome esto como una etapa de su niñez y vea el instrumento como un momento determinado en su vida en el cual llegó a tocar algunas piezas y presentarse en conciertos.

c. Que mi hijo pueda demostrar que puede tocar con soltura y dominio el instrumento musical, sin ayuda. Disfrutarlo, jugar con él, componer sus propias canciones, divertirse y acompañar a otros.

Si respondiste la opción C pues básicamente te interesa seguir algunos puntos en los que puedo ayudarte:

Lo primero es que para tocar bien un instrumento al inicio se requiere de:

  • El triángulo amoroso entre:
    Padres – Niño – Profesor.
    Sin este triángulo y relación perfecta para la práctica el alumno no podrá avanzar.
  • Seducir al niño. Cada momento será oportuno para conquistarlo y llamarlo a que practique. “Ups! mira con qué me tropecé, ¿No es este tu violín Avril?” “Oh wow, estaba desempolvando el piano… de verdad que necesita un poquito de cariño”.
  • Hacerte el curioso: hazle preguntas, interesate por lo que está aprendiendo. Mira su partitura “¿Qué significa Allegretto?”, curiosea sobre lo que encuentras.
  • Motivación al 100%: A veces comienzan y de repente se cansan a los 5 minutos… pues motívalo: “Qué hermoso estás tocando, no me canso de escucharte ¿Me la tocas otra vez?”
  • El elogio: cuanto nos encanta que nos digan lo bien que lo hicimos, lo mucho que vale nuestro esfuerzo, lo maravilloso que tocamos. ¡Elogia a tus hijos! que no se queden con las ganas.

Cuando se van cumpliendo cada uno de estos pasos pues el alumno:

FLORECE

Muchos padres que son músicos profesionales o amateurs llevan la delantera a la hora de practicar con sus hijos.

Sin embargo cuando un padre que no sabe de música, está comprometido y entusiasmado porque su hijo aprenda, pues el aporte que hace es igualmente valioso.

Esto me recuerda la historia de Zarah. Su mamá al inicio de sus clases no sabía nada de música. Esta era una preocupación para ella al inicio. Sin embargo nosotras nos volvimos un equipo. Iba dándole pautas en cada clase de cómo practicar en casa con Zarah. Al mismo tiempo recibía su retroalimentación de cómo estuvieron las cosas en casa y sus preguntas de cómo podía ayudar aún más.

La pregunta está en ¿Cuándo Zarah estuvo preparada para practicar sola?

Pues cuando fuimos transfiriendo poco a poco más responsabilidades en su estudio y cuando llegó el momento en el cual la alumna superó a “La Maestra del Hogar” como le llama Suzuki a los padres.

Incluso su mamá al ver las partituras que tocaba Zarah decía “Wow esto ya sí que me supera”.

Esta separación de padre a hijo o este “destete musical” en casa con un papá que sabe de música será un poquito más lento y tendrá que ser ayudado y motivado por el profesor, impulsando a que papá o mamá vaya confiando en que lo podrá hacer bien solo.

No te desanimes, cuentas con la ayuda de la academia de música en la cual confías y con las ganas de tu hijo por aprender ese instrumento que ha elegido y que lo hace feliz.

Una vez le comentaron a una pareja de músicos Pinchas y Eugenia Zukerman, “Wao en su casa se debe respirar música, sus hijos deben de ser de esos que adoran practicar” a lo cual ellos respondieron. “¡Oh no! por supuesto que odian practicar, practicar requiere de sacrificio y mucho trabajo”

¡Ánimo, es un gran sacrificio pero el resultado es totalmente espectacular!

Artículo inspirado en:
When Will My Child Be Ready to Practice Alone? by Bonnie Ward Simon M.Ed

Pinchas Zukerman tocando violín
Una de las hijas de Pinchas y Eugenia Zukerman Cantando.


¿Comprar o no comprar un instrumento caro?

¿Comprar o no comprar un instrumento caro para sus clases de música?

Muchos padres me preguntan, “¿Cuál guitarra le debería comprar a Marcos para sus clases de música?”

“Compre el instrumento más barato”, les digo. “Y vaya comprando mejores instrumentos según vea el progreso y enfoque de sus hijos”.

Puede que algunas personas se encuentren esto un poco severo. Pues, como madre que soy, comprendo las ganas que tenemos los padres de querer darle lo mejor a nuestros hijos.

Muchos educadores musicales podrán decir que prefieren un instrumento de calidad. Y estoy de acuerdo con ellos. Por ejemplo, un piano clásico suele ser una inversión que hacemos a largo plazo, por su calidad y costo. Y lo vale.

Pero, muchas veces, los niños suelen tener dudas cuando empiezan un instrumento. Por tanto, invertir en un instrumento de caro puediera convertirse en una caja cubierta de polvo guardada en un rincón oscuro en el closet.

Daniel Coyle, en su libro “The Talent Code”, describe algo que John Bargh (psicólogo de la Universidad de Yale) dijo sobre los mejores centros de entrenamiento del mundo,

«Si nos encontramos en un ambiente nítido, placentero y agradable, naturalmente reducimos el esfuerzo», dijo Bargh. «¿Por qué trabajar? Pero si la gente recibe la señal de que es difícil, se motivan al instante. Una academia de tenis agradable y bien cuidada les ofrecería en este momento el lujo que pudieran tener — y, por supuesto, que se sentirán desmotivados. No pueden evitarlo.1«

¿Comprar o no comprar un instrumento caro para las clases de música de mis hijos?

En otras palabras, si tus hijos se sienten motivados a pesar de tener un instrumento barato, su motivación suele ser real.

Existe algo más importante que el instrumento.

Practicar.

Prefiero que mis estudiantes practiquen. Que aprendan y disfruten el proceso sin que les importe la marca o calidad del instrumento. Que aprendan a amar sus clases de música. Que aprenda a amar el proceso de aprender.

Un instrumento caro pudiera ser la recompensa de estudiar y practicar. Y con el tiempo, llegarán a tenerlos.

Nuestra labor como maestros y padres es motivar y darle seguimiento a nuestro pequeños. También es estar presente durante sus alegrías y penas.

En nuestro ebook Aprender a Aprender te enseñaremos varias técnicas que podrás usar para motivar a tus hijos. ¡Ya pronto saldrá a la venta!

Mientras tanto, date una paseadita por mi artículo Incentivo monetario para sus hijos, ¿realmente funciona?. Donde hablo un poco más la manera de usar los incentivos y recompensas para motivar a nuestros hijos

7 poderosos beneficios que la Educación Musical le aportará a tus hijos

«Yo creo que cada niño debería tener acceso a la música enseñada de forma correcta», dijo Richard Gill durante su TED Talk. «En manos de un profesor
formado apropiadamente», continuó.

Sus palabras recibieron los aplausos y ovaciones de las 1,000 personas que allí se encontraban.

Richard Gill es el director de la Victorian Opera Company desde su creación en 2006. Su trabajo le permito ser galardonado con la Medalla de la Orden de Order of Australia, que es uno de los méritos más importante de Australia.

Durante su TED Talk habló sobre la importancia de las clases de música en la vida de nuestros pequeños.

Sus palabras me motivaron a escribir este artículo, ya que he podido ver resultados palpables en mis alumnos.

Los estudios científicos validan lo que por años he podido observar durante mis clases de música.

Hoy quiero compartir contigo algunos de estos beneficios.

1. Éxito en la sociedad

La música ayudará a dar forma a las habilidades cognitivas y al carácter de tus hijos. Serán personas más auténticas y seguras de sí mismas.

2. Mejora el enfoque

Tus niños y niñas se mantendrán enfocados durante las clases. Imagina que aprendan a prestar toda su atención a las clases de matemáticas o biología). Las clases de música les ayudará con esto.

3. Desarrollo emocional constante

Los niños que saben música suelen tener mayor autoestima y son mejores para sobrellevar la ansiedad.

4. La formación musical ayuda a desarrollar el razonamiento.

Tus hijos aprenderán a pensar mejor. Y los piensa bien, viven bien.

5. Desarrolla el lenguaje

Estudios recientes indican que el entrenamiento musical desarrolla el lado izquierdo del cerebro el cual maneja el procesamiento del lenguaje.

6. La música aumenta la imaginación y la curiosidad.

Imagina lo mucho que reirás con las nuevas ocurrencias de tus hijos.

7. La música crea una sensación de logro.

Por tanto, tus hijos serán más felices y tendrán más amor por sí mismos.

——

Si eres de los que ama la música, suscríbete en nuestro newsletter, porque ahí sí que hay mucha música.

Photo by Agung Pandit Wiguna from Pexels
Photo by Nico Glassman from Pexels

Cinco preguntas que los padres hacen sobre las clases de Estimulación Musical Temprana.

Si quieres conocer los beneficios que la estimulación musical temprana ofrece a tus hijos de 1 a 3 años de edad, pero necesitas leerlo de una fuente confiable; pues estás leyendo el artículo indicado.

  • ¿Es cierto que la música hace más inteligentes a nuestro hijos?
  • ¿Cuáles otros beneficios aportan las clases de Estimulación Musical Temprana?
  • ¿Los niños aprenderán un instrumento durante las clases?

Durante más de 11 años, he estado investigando y poniendo en práctica lo que he aprendido sobre la Estimulación Musical Temprana.

He educado a cientos de niños y he podido observar las increíbles herramientas de vida que la música les concede. Sus padres también me confirman el maravilloso cambio positivo que la música produce en sus pequeños.

Durante toda mi carrera, muchos padres se me han acercado para conocer más sobre las clases de Estimulación Musical Temprana.

Hoy quiero darle respuesta a cinco de las preguntas que los padres suelen hacerse sobre la Estimulación Musical Temprana.

1. ¿Las clases de estimulación musical temprana harán a mis hijos más inteligentes?

Un proyecto de investigación de veinte años de duración muestra que el aspecto más importante del desarrollo del cerebro en la adolescencia fue la estimulación que recibieron a los cuatro años 1

Esto nos dice que a mayor estimulación del cerebro del niño, mayor será el desarrollo de las áreas de su cerebro que se dedican al lenguaje y la cognición.

2. ¿Mis hijos aprenderán a tocar un instrumento en las clases de estimulación?

Las clases de Estimulación Musical Temprana son una introducción al mundo de la música. Durante clases, trabajamos el tiempo, el ritmo y el timbre para que la transición al instrumento sea fluida.

Tocamos tambores, panderetas y otros instrumentos de percusión. Les presentamos el piano, la guitarra, la batería, y otros instrumentos musicales, así como a la vez trabajamos con el canto para que cuando tengan 4 años puedan elegir el instrumento que deseen aprender.

3. ¿Cómo mantienes la atención de niños y niñas tan pequeños durante los 45 minutos de clases?

La participación activa es uno de los aspectos mágicos que hace que una clase de música sea exitosa.

Durante las clases de Estimulación Musical Temprana, involucramos completamente con movimientos, canciones, bailes, actuaciones y presentación de instrumentos. Así logramos que los niños permanezcan enfocados y maravillados con el mundo de la música.

Hacemos algo similiar en nuestras clases de piano, guitarra, batería y canto.

4. ¿Cuáles habilidades desarrollarán mis hijos con las clases de Estimulación Musical Temprana?

Desarrollarán sus habilidades de: trabajar en grupo, esperar su turno, escuchar, memoria, concentración, creatividad, conducción motoras, entre otras.

Además, los estudios dicen que los niños que reciben entrenamiento musical llegan a tener mejor memoria verbal, mejor precisión en la pronunciación de un segundo idioma y el aumento en la capacidad de lectura 2.

5. ¿Hay alguna posibilidad de sobreestimulación durante las clases de Estimulación Musical Temprana?

No.

La sobreestimulación ocurre cuando un niño se ve abrumado por más experiencias, sensaciones, ruido y actividad de la que puede enfrentar.

Demasiada o muy poca estimulación puede ser perjudicial para los niños. Todos los niños necesitan diferentes niveles de acción y tranquilidad.

En nuestras clases de Estimulación Musical Temprana buscamos conocer a tus hijos para educarlos con amor y con la seguridad de que nuestra labor le será de muchos beneficios.

——

Si amas leer preguntas y frecuentas, amarás nuestro newsletter. Suscríbete.

Tres frases que debes decirle a tus hijos cuando comiencen a aprender música (o cualquier cosa)

“Tienes que terminar todo lo que inicias”, solía decirme mi papá todos los días mientras nos llevaba a mis hermanas y a mi al colegio.

“Lo importante es que des el máximo esfuerzo”, solía decirle mi suegro a mi esposo.

Las palabras de nuestros padres fueron -y son- muy ciertas. Estas siguen haciendo eco en nuestras vidas y en todo lo que emprendemos. El poder de la palabra es increíble y más si se convierte en una frase, dicho o refrán que te acompañe de por vida.

Hoy quiero complementar las palabras de mis padres con otras frases que te ayudarán a fortalecer el carácter y la perseverancia de tus hijos.

Aquí te dejo las tres frases que debes decirle a tus hijos cuando comiencen a aprender música (o cualquier cosa).

1. No siempre será divertido

Pero, los frutos serán estupendos.

Parte de crecer es darse cuenta de que habrán momentos de aburrimiento aún mientras hacemos las cosas que amamos.

Aprender a tocar piano, guitarra o a cantar es muy divertido. Pero, por momentos, la diversión se apagará.

Como padres, nuestro rol es ayudar a nuestros hijos a mantenerse firmes durante los momentos en que las prácticas se vuelven tediosas.

En las próximas semanas estaremos publicando nuestro ebook Aprender a Aprender en donde podrán aprender distintas técnicas para superar el aburrimiento.

Mientras tanto, hazles saber a tus pequeños que «aburrirse» es parte del proceso. Pero, que existen maneras de superar el aburrimiento a través de juegos, retos y actividades didácticas.

2. Lo importante es aprender a amar el proceso

Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener.
Entrar y salir de fase.
Amar la trama más que al desenlace.
Amar la trama más que al desenlace.

Este es el coro de la canción “Amar la Trama más que el Desenlace” de Jorge Drexler.

Pero, ¿qué significa eso de amar la trama más que el desenlace?

Ir y venir.

La rutina suele cansarnos. Lo mismo le pasa a nuestros hijos.

Por esta razón es importante romper la rutina. Como profesora, me mantengo innovando y buscando maneras de romper la rutina. Esto me permite lograr que mis estudiantes se mantengan enfocados, a pesar de la rutina.

Para salir de rutina solo tienes que cambiar de ambiente. Sal a pasear con tus hijos. O, ¿qué tal si van al parque a tocar guitarra bajo la sombra de los árboles?

Seguir y guiar.

Primero se sigue y luego se guía.

Nuestros hijos suelen imitarnos. Nos siguen y nosotros los guiamos.

Luego, en algún momento, ellos comienzan a guiar a otros.

Guiar es enseñar bien. Parte del proceso de aprendizaje consiste en aprender a guiar.

Para motivar a mis alumnos a guiar a otros, los invito a explicarle a sus compañeros las nuevas ideas que aprendieron durante clases.

Tú puedes hacer lo mismo con ellos. Motívalos a que te expliquen lo que aprendieron durante clases. Hazlo con las clases de matemáticas, ciencias o música. Esto les ayudará a formular mejor sus ideas.

Dar y tener.

Como padres, conocemos muy bien lo que es dar. Damos nuestras vidas por nuestros hijos. Les damos nuestro tiempo, esfuerzo y amor.

Pero, para dar hay que tener.

Tenemos que buscar los recursos, las ideas y las herramientas para poder dar.

Enseñemos a nuestro hijos a buscar, para que aprendan a dar lo que tienen.

Entrar y salir de fase.

Esta es la vida. Es el vaivén entre la motivación y la desmotivación.

Al iniciar algún proyecto, solemos entrar en fase de manera instantánea. Es como si la motivación nos invadiera e hiciera de nuestros corazones su hogar.

Y luego, pasan los días y… salimos de fase.

Aquí es donde entra:

Amar la trama más que el desenlace.

Amar la trama es el meta.

Es aprender a amar los pequeños detalles de la vida. Es apreciar los abrazos y caricias de nuestros hijos. Es formar recuerdos memorables junto a ellos.

Amar la trama es aprender a enamorarse del proceso. Es aceptar la rutina. Y es escaparse de la rutina cuando sea necesario.

3. Cuenta conmigo.

Cuenta conmigo es una frase poderosísima. Lo es aún más cuando nuestros hijos realmente saben que pueden contar con nosotros. Y logramos esto atendiendo a su llamado.

Siempre recuérdales que estarás ahí en los momentos en que las prácticas se tornan tediosas. Que siempre estarás ahí en los momentos en que su motivación salga de fase.

Que siempre estarás ahí para guiarlos, darles amor y para acompañarlos en el proceso de aprender a amar la trama más que el desenlace.

——

Suscríbete en mi newsletter, porque amas la trama más que el desenlace.

Tres maneras para tener una mejor vida

Hoy es el Día de los Padres en mi país. En honor a esto, aquí les dejo un artículo que escribió mi esposo.

Todos deseamos tener una buena vida. Sea cual sea tu definición de buena vida, para lograr tenerla, tienes que tomar decisiones que sirvan de resorte para impulsarte hasta lo que deseas logras.

Aquí te dejo tres maneras que te ayudarán a tener una mejor vida.

Controla tu percepción

Hace unos años, unos «desconocidos» entraron en mi hogar aproximadamente a las 4am. Tomaron prestado (sin devolución) unas laptops, mi celular, mi cartera y la de mi esposa. Para mi fortuna, solo se llevaron cosas materiales.

A pesar de que me robaron, pude ver el lado positivo de aquel suceso. Ese día, mi esposa, mi hijo y yo la pasamos de maravilla junto a mi familia y a la de mi esposa. A pesar de lo que sucedió, los beneficios superaron las pérdidas.

Controlé mi percepción y opté por ver el lado positivo de un suceso malo.

Dirige tus acciones

¿Alguna vez te has descubierto negociando contigo mismo? Tal vez seas como yo y te digas a ti mismo, «Si haces esto, te ganas aquello.».

Una manera efectiva de dirigir tus acciones es premiándote por las acciones positivas que realices durante el día. Las pequeñas recompensas pueden motivarte a realizar las tareas que tienes días postergando. Dirige tus acciones hacia aquellos sueños y metas que quieras lograr.

Míralo de esta manera, una noche de Netflix no es una escapatoria, es una recompensa. Entrénate para ver tus horas de ocio como una recompensa por las acciones positivas que realizaste durante el día.

Es importante destacar que dirigir tus acciones es mucho más que premiarte por las cosas buenas que hagas. Es también hacer las cosas que no quieres hacer, es mejorar la calidad de tu trabajo, es reducir el tiempo de entrega, es entregar dentro del presupuesto, es entregar a tiempo, es fascinar a tus relacionados, es satisfacer tu sed de mejorar.

Acepta de buena gana lo que está fuera de tu control.

Cada día nos encontramos con sucesos que se escapan de nuestro control.

Tal vez se pinchó el neumático de tu vehículo, tal vez te enfermaste o tal vez se dañó tu computadora. Estos acontecimiento suelen frenarnos de golpe y, en ocasiones, los vemos como un presagio de lo que está por venir.

No obstante, cuando buscamos controlar nuestra percepción y dirigir nuestras acciones, lo que otros verían como un problema, nosotros lo veríamos como un aprendizaje. Y cuando hacemos esto, ¡ganamos!

Así que ganemos juntos y sigamos buscando una mejor vida para nosotros y nuestros relacionados.

Mi esposo es José Rosado, que es diseñador y desarrollador web. Es un buen esposo.

Si amas a tu papá, ¡suscríbete en nuestro newsletter!

La lamparita que hará que tus hijos estudien más

Mi esposo José siempre anda inventando cosas y leyendo todo tipo de libros sobre productividad y técnicas de estudio.

Hace un tiempo, José se me acercó y me dijo, «Brenda. Mira este truquito que aprendí».

Y ahí fue donde conocí sobre el Truco de la Lamparita.

Quiero que sepas que lo que te voy a enseñar no es un truco de magia o algo místico que hará que tus hijos se sienten a estudiar.

Más bien es una introducción a la idea de que nuestro ambiente influye en nuestro humor y salud1. Además, es una manera creativa de inculcar en tus hijos buenos hábitos de estudios.

La Lamparita

Hace unos años, en una universidad de Estados Unidos, un grupo de científicos se preguntaron lo siguiente, “¿Cómo logramos que los estudiantes estudien más, aún estando en sus dormitorios?”

Muchos campus universitarios de EEUU les proveen a sus estudiantes habitaciones y espacios donde vivir. En otras palabras, los estudiantes viven en las instalaciones de la universidad.

En promedio, estas habitaciones miden entre 30 y 40 metros cuadrados2. Las habitaciones suelen tener baño, cama, cocina y una que otra mesa y sillas.

Todo está apiñado y a los estudiantes les resulta incómodo concentrarse ya que la cama suele estar justo detrás de ellos mientras tratan de estudiar.

Imagina tener una cama detrás de ti mientras estudias o trabajas. Estoy segura de que estos estudiantes pueden escuchar a sus camas diciéndoles, «Hey, tú. Sí te hablo a ti. Deja esos aburridos libros y vente pa’ ca. Estoy fría y cómoda como te gusta.»

Por tanto, lograr que un universitario estudie podría resultar una tarea compleja bajo estas condiciones.

¿Qué hicieron para lograr que los estudiantes estudien más?

En ocasiones, la solución más simple y tonta puede ser la ideal.

Los científicos les pidieron a los estudiantes que encendieran una lamparita antes de ponerse a estudiar, con la condición de que esté encendida cuando estén estudiando. Por tanto, el estudiante tenía que apagar la lamparita cada vez que se parara a buscar agua, o a tomar una llamada o a ir al baño, y encenderla cuando inicie nuevamente a estudiar.

Para sorpresa de los científicos – y para los mismos estudiantes -, los estudiantes estudiaron más y lograron superar sus notas. Y todo gracias a este simple cambio de ambiente.

Encender la lamparita se convirtió en la pequeña chispa que encendió sus cerebros. Los estudiantes llegaron a asociar la lamparita encendida con estudiar y estar enfocados. Algo que resultó en el aumento de su productividad y capacidad de enfoque.

¿Cómo puedes lograr que tus hijos estudien más?

Es bastante difícil lograr que tus hijos inicien a estudiar. Y también lo es para nosotros.

La idea principal del truco de la lamparita es lograr que tus hijos inicien a estudiar y logren enfocarse con mayor facilidad.

Encender la lamparita es, por tanto, una manera simple de lograrlo.

Acércate a ellos y diles que quieres ponerles un reto. Háblales sobre el truco de la lamparita y explícales que el juego consiste en mantenerse estudiando –o leyendo– mientras esté encendida la lamparita. Si gustas, ofréceles alguna recompensa por su esfuerzo.

Ten pendiente que el tiempo de estudio dependerá de las edades de tus hijos. Si no tienen hábitos de estudio, un buen tiempo inicial es entre 5 y 10 minutos. Y comienza a aumentar el tiempo según vayan avanzando. Recuerda que deben mantener la lamparita encendida durante este tiempo.

¿Qué otras herramientas pudieras “encender” para motivar a tus hijos iniciar a estudiar?

Este es uno de los tantos trucos que vamos a incluir en nuestro ebook Aprender a Aprender. ¡Suscríbete en nuestro newsletter, porque así podrás recibir más trucos y técnicas!